sábado, 31 de mayo de 2014

Como otros mayos

Los que nos son fieles ya saben que nuestros mayos son para los autores nacidos en La Unión. Es nuestra manera de celebrar el cumpleaños de nuestro titular Andrés Cegarra cuyo afán por difundir la cultura nos inspira. Este año se lo debíamos a Ramón Perelló, un unionense más enraizado en nuestra memoria cultural de lo que muchos puedan creer.
Incluso las generaciones menos apegadas a la copla son capaces de tararear los estribillos de Mi Jaca o de La bien pagá... ¿A quién en esta tierra no le late el corazón "al compás del marro" al cantar Soy minero?
Nació en 1903 en La Unión, en la calle Bailén que algo tiene, hijo de un obrero de la minería. Por sus orígenes humildes deducimos que fue su talento lo que animó sus padres a enviarlo a estudiar al llamado Seminario menor en Murcia. Pero no era el sacerdocio su vocación sino la farándula y acaba sus "estudios" enrolándose en un circo. Así llega Ramón Perelló a dedicar su vida a la canción popular, equilibrada mezcla entre la poesía y el espectáculo.
Sus éxitos en colaboración con el músico Juan Mostazo se ven interrumpidos por la guerra civil y la muerte de su amigo. Vemos, entonces, al Perelló más intelectual, más políticamente comprometido, en la revista antifascista "Cartagena Nueva" y otras publicaciones de corte anarquista. Su verbo audaz le acarrea el encarcelamiento al acabar la contienda durante varios años. Pero Ramón Perelló no se deja abatir y conseguirá rehacer su vida y su carrera profesional. Hombre de talentos muy variados destaca no sólo como letrista sino también como músico, se dedica al cine, a la publicidad, al espectáculo musical...
No rompió nunca con sus orígenes y cumplió siempre que pudo con su cita con el Festival del Cante de las Minas para el que compuso su himno oficial. Murió en Madrid en 1978.
Ya sabemos que hemos hecho una brevísima biografía, quizá demasiado, pero es que lo que de verdad queremos es que cantéis con Perelló, a él le gustaría más así.