miércoles, 21 de abril de 2010

Daneses


No llegaron en drakkar sino en auto-kar (por lo de la nube de cenizas) pero ya están aquí. Nuestros amigos daneses, que vienen de intercambio, llegaron hasta las soleadas costas mediterráneas sorteando todo tipo de peligros. Ayer pasaron la mañana en el instituto y les preparamos un intenso menú de la casa:
Desayuno: paseo visual por La Unión y sus paisajes, en los que los minerales florecen en una primavera de colores inverosímiles, y un breve documental elaborado por nuestros alumnos sobre María Cegarra que nos da nombre y poesía.
A media mañana un paseo por el mercadillo local, lugar magnético donde van a parar todos los que se pierden de nuestros muros los martes por la mañana. Es como el triángulo de las Bermudas pero con más color.
Y después, el almuerzo, el de verdad, en la cantina del instituto degustando las especialidades locales (el inconmensurable bocata de tortilla o jamón con tomate). Nos cuentan nuestros espías que arrasaron los zumos de naranja natural (¡cómo no. en el país de las naranjas!).
Con el estómago satisfecho llegó el recital de Poesía amorosa en español, preparado por los alumnos de 1º de bachillerato de Humanidades. En la segunda mitad los rubios visitantes nos mostraron presentaciones sobre su país, su instituto, sus costumbres y sus personalidades famosas. Como guinda, música en directo (en La Unión, con una guitarra... no necesitas más)
Después un taller de expresión plástica sobre plegados artísticos con telas, envoltorios, regalos y mil cosas más.
La biblioteca fue el hogar de la mayor parte de estas actividades, por eso las contamos aquí. Esperamos que lo hayan pasado bien y se lleven de nosotros un buen recuerdo. Ellos nos han traído un precioso regalo, ¡sí!, un libro sobre sus antepasados los vikingos que pronto estará a disposición de todos.


Tak! (gracias), volved cuando queráis.